Espíritu Santo que velas por tu Iglesia

Espíritu Santo que velas por tu Iglesia,
Templo del Espíritu Santo:
te pedimos que guardes en tu amor
a nuestro Papa emérito, Benedicto XVI,
para que siga sirviendo con su oración
al Pueblo de Dios.

Te rogamos especialmente
que derrames tus dones,  tu gracia, tu luz y tu amor
sobre los Cardenales del mundo entero
reunidos en Cónclave para elegir al nuevo Obispo de Roma,
Sucesor de Pedro, Siervo de los siervos de Dios.
Escucha oh Dios nuestra oración:

que el nuevo Santo Padre
sea amado y escuchado por todos los cristianos;
y que nosotros,
sintiendo la responsabilidad de no dejarle solo,
le ayudemos con la santidad de nuestras vidas,
en la apasionante tarea de llevar a Cristo
hasta el último rincón del mundo
en la Nueva Evangelización
a la que hemos sido convocados.
Ayúdanos en este tiempo de gracia,
a orar con fervor,
a santificar nuestro trabajo de cada día,
a cultivar  la gracia de Dios en nuestra vida
–especialmente en el Sacramento de la Confesión y en la Santa Misa-
para  poder acoger en el amor
al nuevo Vicario de Cristo.
Unidos con la Virgen María,
oramos ya por el nuevo Pontífice
poniéndolo bajo su maternal amparo.
“Todos con Pedro, a Jesús por María”
Amén.